Proceso de beneficio y clasificación

Una vez que se han cosechado las cerezas se inicia el proceso de beneficio y para refinar sus cualidades, el café se somete primero a la fase de lavado cuyo procedimiento, en nuestro caso, es a través de un método ecológico que utiliza maquinaria moderna, la cual logra un ahorro del 90% en el consumo de agua con respecto al método tradicional; posteriormente se seca y se inicia la clasificación del producto quitando impurezas, su propia cáscara o pergamino, seleccionándolo por tamaño, peso y finalmente por su tonalidad, dejando solamente el grano más grande, maduro y con el color apropiado.

siguiente

Proceso de tueste

Se realiza en tostadores a base de flujos de aire caliente que le dan uniformidad al grano en los diferentes grados de tueste, haciendo que esté igualmente tostado por dentro y por fuera, a diferencia de los métodos tradicionales que lo mantiene en un horno cilíndrico caliente, se quema la parte externa y puede no tostarse internamente; siempre ofrecemos café recién tostado para brindarle el mejor sabor y al gusto del consumidor.
Los diferentes tuestes utilizados nos ofrecen un sabor distinto, de acuerdo a las preferencias de los clientes; el tueste claro o medio para preparar café americano, nos da un sabor refinado y en el cual se pueden apreciar las características fundamentales del café como el aroma, sabor, cuerpo e incluso una acidez que debe ser agradable a nuestro paladar; el tueste obscuro es básicamente para darle un sabor más fuerte con menos acidez, ideal para mezclar con tueste medio y preparar expresos o capuchinos.

anterior siguiente

Preparación en taza

Es importante considerar que el café al tostarse, adquiere su sabor de los propios aceites naturales que contiene, los cuales permanecen óptimos por 20 o 30 días si se conserva en grano y dependiendo del empaque (lata, al vacío, bolsa laminada, bolsa con válvula de gas, etc.) su duración va a ser mayor. Después de este tiempo promedio y en circunstancias normales, empieza a adquirir un gusto rancio que demerita su sabor y aroma; por lo tanto se recomienda comprar la cantidad que se va a consumir en estas 3 o 4 semanas, solicitando el molido adecuado para cada tipo de cafetera, además de utilizar agua suave, exenta de olores y sabores y en ningún caso hervir el café o recalentarlo.

anterior